domingo, 14 de abril de 2019

RELACIONES LABORALES EN BICICLETA


La cultura de trasladarse al trabajo en bicicleta - ya ampliamente difundida en Europa - aterriza en Uruguay. Ciclovías, bicicletas con o sin luces, conductores con o sin casco son ya tema cotidiano en nuestro país. Y la cuestión comenzará seguramente a impactar en el sistema de relaciones laborales.
            El colega y amigo Raúl Saco de Perú me informa sobre una novedosa ley aprobada en su país.
            El Pleno del Congreso - informa el periódico digital Gestión de Lima - aprobó el último el 11 de abril pasado el Proyecto de Ley 2211, el cual promueve el uso de las bicicletas. Una de las medidas establece que los servidores públicos tendrán una jornada laboral libre por cada 60 veces que hayan acudido a su centro de labores en bicicleta. Para el caso del sector privado este beneficio no será obligatorio. Asimismo, tanto para el sector privado como público será voluntario que las empresas implementen medidas de promoción del uso de la bicicleta como flexibilización de horas de ingreso o implementación de duchas. Cabe recordar que este proyecto había sido aprobado por el Congreso a fines del 2018, pero luego fue observado por el Ejecutivo en enero del 2019”.
            La información da cuenta también que “otra de las medidas que establece la ley será que las entidades públicas y privadas, en un plazo máximo de tres años a partir de la publicación de la ley, adecuarán los espacios para estacionamientos de bicicletas, en una proporción del 5% del área que se destina para los automóviles. En el caso de las edificaciones ya construidas, el plazo de adecuación es de un año", agrega la norma”.
            El proyecto de ley también declara al 3 de junio de cada año como el Día Nacional de la Bicicleta; “El objeto es establecer medidas de promoción y regulación eficientes en el uso de la capacidad vial y en la preservación del ambiente”, destacó el congresista Wuilian Monterola, autor de esta iniciativa legislativa.
            El tema, como decía, se viene. En lo personal, estoy en una mesa de negociaciones en la que los trabajadores reclaman un garage para guarda las bicicletas La empresa, aunque no tenga un espacio propio, está dispuesta a arrendar un garage cercano para tal propósito.
            Todo bien. Pero hé aquí que se me plantean dos problemas:
            a) ¿el puesto-garage para conservar la bicicleta es una prestación salarial en especie y con lo cual proyecta para los aportes a la seguridad social y otros beneficios laborales?;
            b) ¿de quien es la responsabilidad si roban la bicicleta en el garage?
            ... se agradecen sugerencias....

lunes, 11 de marzo de 2019

Charla en la ORT

El próximo jueves 14 de marzo, de 8.20 a 9.45 disertarán en la ORT Gustavo Gauthier, Gerardo Cedrola y el suscrito sobre el tema "El trabajo en la era digital" según el siguiente programa.
Entrada libre

Añadir leyenda

viernes, 8 de marzo de 2019

8 de Marzo: ¿Por qué hoy un paro?


Comenzó con una propuesta de un paro parcial. Hoy - 8 de marzo - el paro es prácticamente total. Me desperté esta mañana escuchando un programa radio en que la pregunta era: ¿Por qué hoy un paro? ¿Por qué un paro en el día de la mujer?
            A la pregunta, contesto con otra pregunta: “¿Por qué un paro el 1° de mayo en el día de los trabajadores?”
            La contestación, mi contestación, es sencilla: porque debemos recordar el 8 de marzo, como el 1° de mayo, desde una doble perspectiva: un homenaje y un recordatorio. Un homenaje a la mujer, porque la historia de la mujer y las relaciones laborales muestra competencias, corajes, desafíos que son extraordinarios. Me gusta decir que un hombre adulto que pierde su trabajo se abandona, muchas veces cae en el alcohol; la mujer siempre sale en búsqueda de estrategias de sobrevivencia, nunca se rinde.
            Pero también hoy es un día de memoria (como el 1° de mayo): recordamos que la mujer sigue siendo en pleno siglo XXI víctima de explotación, abusos, discriminación y violencias. Se habla mucho de la violencia doméstica, pero ésta es solo una de las expresiones de la violencia de género, que alcanza ámbitos más vastos y muchas veces invisibles.



Recordamos hoy - y por ello paramos - muchas violencias:
·                    Como indica un reciente informe de la OIT, “Los últimos veinte años han sido positivos para la situación de la mujer en el mundo del trabajo y la igualdad de género en la sociedad. La cantidad actual de mujeres instruidas y que participan en el mercado laboral no tiene precedentes, y hay más conciencia de la importancia crucial de la igualdad de género en las iniciativas para reducir la pobreza e impulsar del desarrollo económico” (OIT, “Perspectiva sociales y del Empleo en el Mundo - Mujeres - Tendencias del empleo femenino”, Ginebra 2018).
·                    Pese a ello, siguen existiendo brechas que siguen relegando la mujer a una posición subordinada en relación al hombre.
·                    Las amplias franjas de pobreza en A.L. complejizan y profundizan cualquier tipo de inequidad social, ya sea vinculada al ingreso a la educación, a la calidad de los empleos, o a las posibilidades de las personas de romper el círculo inexorable de pobreza/ignorancia/empleo precarios. Esta realidad no es ajena a la discriminación de género: en efecto si bien en las capas medias y altas de la sociedad la mujer logra consolidar su formación inclusiva y acceder a empleos de calidad, en los quintiles más pobres, se  potencia la brecha de la discriminación. 
·                    Trabajo no remunerado: las mujeres tienen jornadas diarias más largas que las de los hombres, ya que a las responsabilidades de cuidado y del trabajo doméstico no remunerado asignadas a ellas tradicionalmente, se suma el trabajo remunerado
·                    Datos recientes de la OIT dan cuenta que en los países emergentes las mujeres afrontan una tasa de desocupación que duplica a la de los hombres. “Entre las causas de estas diferencias se señala la carga desproporcionada del trabajo asistencial no remunerado y de las responsabilidades familiares que las mujeres tienen que asumir, que limitan las oportunidades académicas y de empleo a las que pueden acceder, y su capacidad de participar en el mercado de trabajo” (Oficina Internacional del Trabajo, “Perspectiva sociales del Empleo en el Mundo - Mujeres”, Ginebra 2018, p. 8).
·                    Trabajo informal: sigue siendo especialmente alta la presencia femenina en el sector informal, “debido en parte a la mayor proporción de trabajadoras familiares auxiliares, categoría que representa alrededor de una tercera parte del empleo informal total en estos países”. Grandes bolsones de trabajo femenino (como el trabajo doméstico y las tareas de cuidados) siguen ejerciéndose fuera de los controles del Estado y en especial de la seguridad social (Oficina Internacional del Trabajo, “Perspectiva...” cit, p. 11 y 12).

·                    Dificultades de acceso y permanencia en la educación:   Los datos estadísticos a nivel de América Latina revelan que en las franjas de la educación primaria y secundaria básica, hay un porcentaje mayor de hombres que estudian, mientras que esa tendencia se revierte a medida que subimos en los niveles de formación: a nivel terciario la mujer supera ampliamente a los hombres y en el nivel de terciaria completa vemos que hay dos mujeres por cada hombre que alcanza un título universitario.
·                    ¿Por qué? En los sectores más pobres de la población, las mujeres son en mayor proporción más inactivas que los hombres, pero ello no depende del hecho de que sean menos competentes para la adquisición de conocimientos, sino porque las concepciones machistas del continente y de nuestro país - mayormente presente en los sectores pobres de la población - obligan a las mujeres a quedarse en los hogares haciendo tareas de cuidado y tareas domésticas. De ese modo no ingresan al mercado laboral y por lo tanto para las estadísticas son inactivas.
·                    También determina esta situación el hecho que las mujeres tienen una asunción temprana de los roles privados, esto es, salen del hogar de origen y tienen hijos mucho más tempranamente que los varones. En realidad trabajan, aunque no en forma remunerada. Su trabajo se expresa en la realización de un conjunto de tareas que tienen que ver con lógicas de los cuidados familiares.

·                    La presencia de mujeres en las Cadenas Mundiales de Suministro (CMS). La OIT en el Informe IV de 2016 sobre CMS expresa : “Las mujeres – se indica - son mayoritarias en la fuerza de trabajo de determinados segmentos de las cadenas mundiales de suministro, como los sectores de las prendas de vestir, la horticultura, la telefonía móvil y el turismo. Sin embargo, el personal femenino tiende a concentrarse en las categorías de empleo donde se practican los salarios más bajos o que requieren escasa calificación, y en un menor número de sectores; en cambio, los hombres se distribuyen de forma más regular entre los distintos sectores, ocupaciones y tipos de puestos de trabajo”.


·                    Persistencia de la discriminación salarial: Un reciente estudio de la OIT analiza la brecha salarial entre hombres y mujeres en  cuatro países que representan diferentes sub-regiones de América Latina: México para la zona norte, Costa Rica para Centro América, Perú para los países Andinos y Uruguay para el Cono Sur. El análisis indica que la brecha salarial alcanza el 20% en nuestro país. Uruguay (Oficina Regional para América Latina y el Caribe, “La brecha salarial en América Latina” (Estimaciones para cuatro países: Costa Rica, México, Perú y Uruguay), Lima 2018, p. 2).
·                    Crecimiento de los hogares uniparentales con la mujer jefe de familia. Como ya hemos indicado, uno de los problemas que complejiza la situación laboral de las mujeres en el continente, es el acelerado aumento de familias uniparentales con jefe de familia mujer. El fenómeno obedece a diversas cuestiones vinculadas con la desaparición de la figura paterna, en algunos casos durante el período de maternidad, en otros luego de nacer los hijos. En muchos casos los padres hombres no quieren contribuir a las obligaciones alimentarias con relación a sus hijos, contribuyendo con ello al desarrollo de una familia cuyo sostén es la madre. Estas situaciones determinan que la madre deba salir a trabajar, recurriendo a mujeres del entorno familiar o contratando a su vez a otras mujeres, para el cuidado de sus hijos. Las jefas de familia recurren también a la realización de trabajo nocturno (especialmente en el sector de los cuidados, la limpieza y en las actividades paramédicas) para poder atender de día a sus hijos en jornadas extenuantes de trabajo fuera y dentro del hogar.  Como se indica en el ya citado informe de la Comisión de Mujeres de la OEA, “el alto porcentaje de hogares con una jefa de hogar mujer en la región acrecienta los niveles de pobreza de sus familias que disponen generalmente de un solo ingreso para satisfacer sus necesidades, el cual suele ser bajo por la discriminación salarial hacia la mujer.
·                    La feminización de las migraciones En el siglo XXI una fuerte corriente migratoria de mujeres pobres buscan en otras regiones (y generalmente encuentran) ocupación en trabajos relacionados con el cuidado: trabajadoras domésticas, cuidadoras de niños, enfermeras y otras tareas finalizadas a los cuidados personales, especialmente en aquellos países con poblaciones envejecidas de altos ingresos, donde existe escasez  de este tipo de servicios. Como ha expresado la OIT, “una parte de la demanda de cuidados en el mundo está cubierta por los flujos de migración, un fenómeno que algunos observadores han denominado cadenas globales de cuidados (OIT, “El futuro de la oferta de mano de obra: Datos demográficos, migración y trabajo no remunerado”, en Iniciativas del centenario relativas al futuro del Trabajo, Nota Informativa 2, Ginebra 2016.).  “Las mujeres en los países de ingresos bajos dejan a sus propios hijos con familiares o ellas mismas contratan personal doméstico, muchas veces otro migrante interno o extranjero. La escala de la cadena mundial del cuidado es enorme. En 2015, la OIT estimó que del total de 150,3 millones de trabajadores migrantes, 11,5 millones –o 17,2 por ciento– eran trabajadores domésticos (idem).
             Conclusiones: Leyes, Declaraciones, Pactos Internacionales y normas a nivel de la Organización Internacional del Trabajo focalizan la atención sobre el trabajo decente y una economía sostenible, en la que la mujer es actor principal de toda visión desarrollista. Sin embargo en el debe de nuestros sistemas de relaciones laborales, sigue existiendo una distancia grande entre las normas formales y la realidad.

¿Alguna razón más para entender por qué hoy es día de paro?
 
Hoy es día de paro: estoy seguro que este paro se añadirá al calendario de los feriados, como el  1° de mayo, mientras sigan existiendo desequilibrios de poderes, discriminación y explotación entre personas que  pertenecen a distinto género.